Testimonios

now browsing by category

 
Posted by: | Posted on: January 13, 2017

7 cosas para perder 100 kilos sin una dieta

En el año 2009 pesaba 181 kilogramos, intenté muchas dietas que me hacían pensar que podía perder peso.

Todas las dietas que habia intentado me llevaban a terminar con los mismos resultados de siempre, todas tienen una cierta una lista de productos alimenticios que no se deben comer. Al principio seguía las dietas tal y como decían que eran, pensaba que con mi voluntad eso iba a ser posible, llegaba un momento inevitable que era cuando ya no podía seguir más y volvía a comer pero ahora con más fuerza, entonces los kilos que hubiera podido perder lo volvía a recuperar en poco tiempo y siete días más tarde ya pesaba tres kilos más de lo que pesaba antes de comenzar la dieta. Esta repetición de perder cinco y ganar 8 se inició en el año 90 hasta que en el mes de septiembre del año 2001 llegué a mi tope pesando 185 kilos.

En esta etapa de mi vida me sentí como si el tiempo estuviera prestado para mí, sabía que yo mismo me estaba lastimando llegando a un profundo estrés afectando principalmente mi vida laboral, sentía que odiaba el trabajo y todo lo que me rodeaba.

Fue entonces que decidí actuar y dejar las dietas para siempre, elegí no volver a la dieta nunca más. En vez de una dieta quería empezar a investigar porque mi cuerpo me obligaba a ganar siempre más peso, pasé mucho tiempo investigando los temas de la digestión como los comportamientos de aquellas hormonas, transmisores nerviosos, algunas enzimas y sustancias químicas que provocan el incremento en el peso de las personas.

Logré entender que para sostener una disminución en el peso no se busca solo de controlar las calorías, si no de generar un control hormonal acorde para el cuerpo que esto es propio para la disminución del peso. Los problemas con el estrés y situaciones emocionales pueden ser causa de un clima hormonal muy desfavorable, esto puede ser tomado desde una relación entre mente y cuerpo. Debemos apropiar un enfoque en nuestra área emocional y psicológica.

Durante un periodo de 2.5 perdí 98 kilos, sin implementar una sola dieta y por durante más de 9 años me he mantenido así, alimentándome de las cosas que me gustan y cuando yo lo deseo.Comparto las siguientes claves de mi éxito y transformación:

Estos fueron los puntos más importantes que me llevaron a mi transformación:

  1. Dejé todas las dietas y me enfoqué en nutrir a mi cuerpo.

Aprendí con investigaciones que mi organismo pasaba por una crisis que muchos llaman hambre del tipo crónica por la falta de ciertos nutrientes esenciales, entonces empecé a llenarme con ciertos consumos claves como los ácidos grasos, omega 3 y proteínas, procuré de que todo lo que consumiera fuera realmente nutrientes de buena calidad para el cuerpo, llevando esta práctica, con el tiempo empecé a perder el gusto por todos los alimentos malignos como la chatarra, dulces, papas fritas, etc. Aprendí a inclinarme por alimentos de ricos nutrientes.

  1. Sané mi sistema digestivo.

Pude descubrir que alguna de las causas principales de mi peso exagerado era porque mi sistema  procesos digestivo estaba comprometido con toda la mala alimentación que mi cuerpo tenía, los problemas de digestión causan inflamación y hormonas inflamatorias ponen nuestros cuerpos en estado de almacenar grasa. Comencé a consumir alimentos fermentados y cultivados, a tomar probióticos y enzimas digestivas con el objetivo de normalizar mi proceso digestivo.

 

  1. Me compré una máquina para combatir apnea del sueño

 

Este es un padecimiento que afecta en su mayoría a personas que sufren sobrepeso, se genera un clima hormonal dentro del cuerpo que fomenta la elevación del peso llevándolo al consumo de comida dañina. Este padecimiento se puede tratar con una máquina de CPAP, Esta condición puede ser fácilmente tratada usando un dispositivo llamado CPAP. Este aparato, sopla viento a través de la boca y la nariz con el objetivo de que la traque se pueda mantener abierta, de esta forma puedes dormir durante la noche sin ningún problema.

 

 

Muchas personas que sufren de ronquidos no están enterados o no se imaginen que tienen esta condición, sus ronquidos son muy fuertes y profundos. Resultó que tenía un grado de apnea tipificado como uno de los peores del sueño que mis que mis médicos jamás habían visto en su experiencia profesional, mis estudios habían arrojado este resultado, desde el instante en que empecé a usar esa máquina me empecé a sentir con más vida y menos inclinación a la comida chatarra, entonces el peso empezó a disminuir.

 

  1. Puse en práctica una relación de mente y cuerpo para eliminar estrés.

 

El estrés eleva la cantidad de hormonas, estas hormonas se conducen a ansias constantes colocando al cuerpo en modo de almacenamiento de grasa crónica. La mayoría de las personas ni cuenta se dan de la importancia de reducir el estrés. Empecé con meditación y a ponerme objetivos y metas a trazar, esto me funcionó y en poco tiempo me sentía más liberado en todos los sentidos reduciendo y reducir la tensión.

 

  1. Implementé estrategias para una vida sostenible.

 

También hice cambios en mi economía reduciendo la cantidad del dinero que gastaba, me cambié a un hogar en el campo y comencé a crear algunos alimentos sanos. Con esto me empecé a sentir más tranquilo y compatible con todo, me ilusionaba saber que cuando me diera hambre podía ir al patio de mi casa y tomar algo fresco que yo mismo había hecho. Verdaderamente el estrés causa estragos en el cuerpo afectándolo de muchas maneras principalmente almacenando grasas.

 

  1. Puse atención a mis problemas emocionales y empecé a trabajar en los más sobresalientes.

 

Hay personas que aparentemente experimentan la sensación de estar más protegidas con el peso extra que su cuerpo no necesita, es como decir que el cuerpo utilizara un amortiguador de peso. Yo me sentía en este escenario pero estaba consciente que en algún momento debía enfrentar esta situación, los conflictos asociados a un mal manejo de mis emociones hacían que mi percepción del mundo provocara esa sensación de inseguridad. Comencé a poner en práctica ejercicios de visualización, esto contribuyó a resolver traumas generados en el pasado y con esto conseguí que mi cuerpo se sintiera más seguro y así fue dejando ir el peso.

A través de los años he podido identificar que entre el 65 y 70% de mis compañeros de trabajo están utilizando el exceso de peso como recurso de protección ante situaciones adversas, a esto le nombro “obesidad emocional”. Cuando se actúa para mejorar las causantes de obesidad y se rompe la idea de que grasa es equivalente protegido, el cuerpo se pone a disposición bajar de peso. Posteriormente a haber roto dicha asociación y el peso dejaba de tener sentido, es como decir que el apego que le tenía a la grasa ya no me hacía sentir protegido ni seguro, el peso se fue liberando

  1. Limpié mi cuerpo por completo.

También me comprometí conmigo mismo a investigar a profundidad acerca de las sustancias tóxicas y la forma en que el cuerpo trabaja los productos tóxicos. En teoría el cuerpo toma las células de grasa para almacenar el exceso de todas ellas. Resulta que el cuerpo utiliza el tejido adiposo como medio de almacenamiento de cualquier exceso de sustancias extrañas o tóxicas. Empecé a hacer lo que hoy en día se le llama “proceso de desintoxicación”.

Prácticamente empecé a bañarme con una cantidad de líquidos del tipo alcalino, tales como mezclas de limón con agua, jugos verdes, vinagre de manzana, jugos con frutos verdes y muchas ensaladas con productos puramente naturales. Los resultados fueron magníficos, por lo que el ritmo de con el que el peso se fue reduciendo continuó acelerando hasta llegar al peso final.

Generé una atención entre mente y cuerpo, esto nutre y disminuye cualquier tensión física, emocional y mental que desencadene un incremento en el peso corporal.

Con mi experiencia en los resultados puedo decir que esta es la manera más inteligente y sostenible para reducir esos kilos de más. Al día de hoy he venido trabajado con decenas de cientos de hombres y mujeres alrededor del mundo, enseñando esta estrategia y con ello constantemente conseguimos obtener resultados sorprendentes.